Biografía del cuy por Arturo Corcuera

Donde crece la hierba  ahí está el cuy,

Donde crece el cuy empieza a temblar la hierba.

En sus dientes perecen las pencas del venerable choclo,

rendida desfallece la flor azul de la alfalfa.

El cuy podría, con todo derecho, decir

si  hablara, “yo también soy América”.

Pertenece a la gloriosa estirpe

de la papa y el colibrí,

dos especies ilustres

que han echado raíces y alas por el mundo.

 

Cutucho de nacimiento.

En los menesteres del amor

es un eficientísimo  gallito en celo,

nadie (ni el mismo conejo) le pisa la cola.

 

Amado por científicos y curanderos,

por adivinos y gastrónomos,

¡Cuántas veces por salvarnos

ha ofrendado su vida!

Por bajarnos la fiebre

¡cuántas veces fue sacrificado!

Nada como un buen cuy en las manos del brujo.

Si hasta expulsa espinas y extirpa callos,

Bálsamo es de heridos y caminantes.

De par en par

a  través de sus vísceras,

como al trasluz, el adivino

un buen adivino será.

 

¡Ay, cuy,

se me hace agua la boca

cuando te aguaito en la cocina,

cuando respira el paladar sus guisos,

cuando te sueño con los ojos abiertos

rodeado de ollas y ajíes y papas amarillas,

doradito y curtido (todo chactado),

como expuesto a las piedras

y al sol de las cordilleras.

 

Ajenos al sobresalto

de  tus ojos de siervo herido,

que no darían los señores

por comerte mejor,

por despellejarte  (a punta de ajos) a fuego lento.

 

Hoy arengas en la calle a los pobres,

te enfrentas al Imperio del Super Ratón,

unitario y tercermundista,

sales con Juan de la historieta

para entrar en la historia.

 

Arturo Corcuera

 

Poesía 2 - Arturo Corcuera CorLogo

 

El poeta Arturo Corcuera, estará este lunes  24 de junio en Huancayo, para premiar a los ganadores de los Concursos de Cuento y Poesía Premio Felizh 2013.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *